Saltar al contenido

Trabaja eficiente, trabaja inteligente

eficiencia en el trabajo

Un sabio inversionista dijo una vez, no es el tiempo que trabajes, es lo productivo que seas en ese tiempo.

Podrías trabajar setenta horas a la semana y apenas te alcanzaría lo que ganas para vivir, o trabajar setenta horas al mes y ser un exitoso empresario en tu país.

No es el tiempo que dediques a tu actividad o negocio lo que determinara el éxito o fracaso del mismo, es la capacidad que tienes de producir más en el menor tiempo posible.

¿Qué será más rentable para ti? ¿Barrer el piso de tu local todos los días, o estudiar marketing digital? ¿Enviar tú mismo los sobres al centro de mensajería más cercano o hacerle un examen financiero a tu bolsillo semanalmente?

Determina prioridades

Establece rangos de importancia a las actividades diarias que realices, a las más importantes dedícale el mayor esfuerzo y dedicación, a las tareas menores y sin gran importancia elimínalas de tu agenda y delegadas a tu personal o a un outsourcing, a un tercero, como la contabilidad, es mejor un software contable que tú mismo hacer las facturas de tus ventas en Excel, una plataforma de administración de tarjetas de crédito, que abrir una cuenta bancaria en todos los bancos disponibles para aceptar todas las tarjetas débito crédito disponibles en el mercado.

Muchas veces nuestro rendimiento es bajo, ya que dedicamos muchas horas del día a tareas poco productivas y dejamos de lado las actividades que tienen un potencial de crecimiento para nosotros y nuestra economía.

Actividades prioritarias

actividades empresa
  • Los números de mi negocio
  • Los niveles de utilidad
  • Los flujos de gatos
  • Manejos de estratégicas de publicidad
  • Capacitación continua
  • Generación de nuevas fuentes de ingreso
  • Diversificación

Deberían ocupar el cien por ciento de nuestro tiempo laborable, y las tareas repetitivas como la operatividad, la monotonía de las actividades cotidianas, aunque debamos conocerlas y entender su ejecución, deben estar delegadas a un personal capacitado y motivado, que no se está jugando el pellejo en ese negocio.

Si tu negocio fracasa, tus empleados saldrán a buscar otro empleo, tú, tendrás que poner la cara al gobierno, a la familia de tus trabajadores, a tu propia familia, a tu pareja e hijos.

Ten presente que tu personal debe enfocarse en hacer bien su tarea, tú debes enfocarte en hacer crecer tu negocio, son dos responsabilidades muy diferentes, tú puedes saber cómo se hacen las malteadas de tu negocio, como se cocinan las tortillas, como editan los folletos, pero no puedes dedicar tu valioso tiempo a esas actividades rutinarias, no porque el cargo de dueño del aviso o jefe te dé unos cojones más grandes que los demás o ese título te dé una importancia burda sobre otra persona, es porque tus responsabilidades son diferentes, responsabilidades fiscales y financieras.

Tus ganancias estarán relacionadas con tu conocimiento

conocer negocio

No necesariamente conocimiento financiero, contable, electrónico, ese conocimiento lo puedes comprar y delegar en otros, es tu conocimiento sobre la base de experiencias, a punta de fracasos, tus habilidades para relacionarte con tus asesores y empleados, esas serán las bases de tu productividad.

Un día de estos y por situaciones del azar conocí a un ejecutivo de un alto cargo, gerente general de la planta de energía de mí cuidad, un hombre muy amable e inteligente, con gran conocimiento en finanzas, muy pulcro, relaciones públicas, con una agenda llena de importantes contactos, no nos hicimos amigos con todo el sentido de la palabra pero la situación, mi interés y el tiempo nos permitió tener una agradable charla sobre su nuevo puesto directivo.

Él era gerente regional de la compañía de energía de mi ciudad y por situaciones de mérito recibió el reconocimiento de la junta directiva y ascendió a gerente general, por sus habilidades administrativas y un alto nivel de compromiso, plausible con esta, la empresa que lo había llevado tan alto en su vida profesional.

Con el cargo venían algunos beneficios y lujos, la compañía le proveería una mejor casa para él y su familia, un mejor automóvil, mayor reconocimiento de gastos de transporte y personales, un bonito bolígrafo enchapado en oro con su nombre grabado en él.

Me contó su primer día, hace ya varios meses desde ese momento, se levantó muy temprano como siempre lo hacía, un beso a su esposa y un buen baño con agua fría para despertar en su nuevo hogar, el agua caliente la dejaba para los días de paseo y vacaciones.

Al salir del baño se encontró con la sorpresa que su ropa ya estaba lista sobre la cama, saco, corbata, zapatos, hasta las medias y el pañuelo que usaría, perfectamente combinados en talla y color, en la puerta había una mujer bien vestida y peinada:

– Don Rogelio, ya le organice la ropa para el trabajo, no se preocupe, cualquier duda o sugerencia por favor me la puede hacer saber y con mucho gusto le colaboro – él, algo extrañado, sin prisa se vistió, se organizó y se peinó.

Al bajar por las elegantes escaleras, brillantes como si las acabaran de pulir, llego a la cocina y no da merito a lo que sus ojos ven, café, jugo de naranja, huevos a su gusto, fruta y un caldo muy suave con algo de carne, todo servido y listo para ser consumido, de pie al lado de la alacena, la misma mujer:

– Don Rogelio, su desayuno está listo, si algo no le gusta o las porciones no son las correctas no olvide que puede informarme cuando guste – su extrañeza aumento con cada bocado, todo estaba muy bien preparado, justo como a él le gustaba.

Termino de desayunar, subió por esas imponentes escaleras, cepillo sus dientes y al bajar, o sorpresa que le esperaba, de pie al lado de la puerta de salida, con su portafolios de trabajo en la mano, un señor algo joven, bien alineado, camisa blanca, un saco impecable, un pelo negro perfectamente peinado, o eso parecía, porque estaba cubierto por un sombrero como de capitán de aviación, parece que estaba listo para tomar un avión y volar al otro lado del continente.

jefe empresa

– Don Rogelio, buenos días, mi nombre es Jorge, aquí tengo su portafolios, ya tengo la ruta más rápida para llegar a la oficina y como evitar el tráfico de la hora pico, salimos cuando usted me lo autorice, quedo al pendiente – No daba crédito a todo lo que veía y todas las atenciones que recibía.

Inmediatamente pidió que se embarcaran hacia la compañía, no quería llegar tarde su primer día como Gerente general.

Al llegar a la oficina, ocupo su nuevo escritorio y se puso al tanto de los asuntos que requerían su especial atención, saco unos minutos para llamar al presidente de la junta directiva, primero para reportar que ocupaba el cargo con gran entusiasmo, darle las gracias por el voto de confianza y decirle:

– Señor Acevedo, quería también comentarle que esta mañana me han sorprendido con tantas atenciones, tanto cuidado en mi desayuno y tanta precisión para empezar la mañana, pero no sé cómo decirle, quería comentarle que me siento un poco incómodo y hasta me da algo de vergüenza que la compañía gaste recursos en hacerme el desayuno, alistarme la ropa y hasta traerme al trabajo, no me malentienda, me sentí muy alagado, pero no lo considero necesario, yo mismo puedo vestirme cada día para trabajar como siempre lo he hecho, hacer mi propio desayuno e incluso manejar hasta la oficina todos los días sin ser necesarios empleados para tareas tan rutinarias y comunes que me han acompañado siempre–.

El señor Acevedo soltó una breve carcajada a su nuevo protegido y rápidamente le respondió:

educacion de oficina

     – Señor Rogelio, veo que aún no se ubica en su nuevo cargo, es normal empezar algo lento, acostumbrarse a las nuevas tareas que enfrenta y los retos que tiene por delante, pero no me malentienda, ni a mí ni a la compañía a la cual los dos servimos -.

– Todas esas personas que contratamos para su servicio personal, el ama de llaves, el chofer, no son para alzar su ego ni enarbolarle banderas de señor muy importante, son para ayudarle a concentrarse en su trabajo, a que usted sea más productivo, las responsabilidades que ahora adquiere son tan importantes que no puede perder tiempo ni ocupar su cabeza en pensamientos banales, como por ejemplo, ¿qué ropa combinara bien hoy? ¿Qué alimentos tiene en la despensa para hacerse su desayuno? ¿Cuál será la ruta más rápida o el estado del tanque de la gasolina para venir a trabajar? -.

Continuo diciendo – Usted debe preocuparse únicamente por hacer bien su trabajo, por mejorar la productividad de la planta, por estar al tanto de las noticias políticas, revisar el movimiento de la bolsa, analizar los indicadores de eficiencia, calcular las proyecciones de utilidades, no podemos correr el riesgo de que usted toma una decisión apresurada sobre temas tan trascendentales para el futuro de la compañía por el simple hecho de que no encontró medias negras que combinaran con su lindo peinado de verano –.

El puesto de jefe

ser buen jefe

Un chef es conocido como tal, no por cocinar, sino por crear, lo que menos hace el chef es cocinar.

Él diseña una combinación de sabores que despierta sentimientos a través de la comida, estructura recetas, cantidades de porciones, crea menús únicos que lo definen y en ese momento se arma con un equipo de buenos cocineros que ejecutaran sus instrucciones y cocinaran sus platos como si él fuese quien lo estuviera haciendo.

Un chef no genera ingresos por cocinar, sino por diseñar los mejores platos y conseguir que sus pupilos los repliquen a la perfección.

Su principal función en la cocina es controlar que se mantenga el orden, la limpieza, que los ingredientes sean adquiridos de los más frescos disponibles y que la ejecución de sus obras de arte culinarias sean las correctas en cada plato.

Pero no da espacio en su agenda a cocinar los platos, servirlos a los comensales ni mucho menos a preparar las porciones de cada jornada, esos trabajos de repetición los delega para enfocarse en las ventas, en como a través de la innovación mantendrá a su público cautivo de su cocina y se prepara para evolucionar su método de cocinar, manteniéndose siempre a la vanguardia en lo que a la cocina se refiere.

El propósito de vida de todo chef es convertirse en un punto de referencia para otros cocineros y un inspirador de nuevos sabores y texturas, romper las barreras populares y el tabú en cuanto a la combinación de elementos que se consideran en el mundo culinario, no pueden ser combinados.