Saltar al contenido

La Pasión de un Emprendedor | Perfil

Cualidades de un emprendedor

Cuando hablo de negocio, no me refiero al tradicional diseño de un espacio físico lleno de empleados y clientes intercambiando dinero por productos, o de una corporación tipo Microsoft.

Un negocio puede ser un conferencista, un médico, un youtuber, un diseñador, un escritor.

Un negocio es una pasión desarrollada generando ingresos, flujo de caja. Ojos abiertos al momento de leer, no estoy hablando de generación de utilidades, sino de generación de ingresos, son conceptos muy diferentes que si no tienes muy presentes la diferencia te pueden hacer perder una vida y dejarte en la más estrafalaria bancarrota.

Primer paso de un emprendedor

El primer paso para la generación de ingresos ya la retratamos antes, es la pasión, el desborde de tu pasión inconmensurable generando ingresos.

Realmente venderás tu pasión a quien esté dispuesto a comprarla si la empacas y la vendes de una forma coherente a un público interesado.

  1. Qué te apasiona, aquellos primeros pensamientos con los que te levantas cada mañana y es lo último en lo que piensan al terminar la noche.
  2. Escríbelo en forma de lista, tan larga como quieras hacerla, tan extensa como sea necesario.
  3. Categorízalo, ordénalos del más importante al que menos te trasciende.

Define tu pasión

Una vez definida tu pasión, que te gusta hacer, que te motiva cada día, en el segundo paso de este post debes definir que le apasiona a los demás, buscar tendencias, que marca de ropa se vende más.

¿Por qué esa marca? ¿Es la inversión en publicidad o son sus distinguidos diseños? ¿Por qué una panadería vende más que otra? Importantísimo ¿Quién estaría dispuesto a comprar lo que ofrezco, producto o servicio?, tanto como si tienes un puesto de empanadas como si eres un masajista no erótico, ese es un negocio aparte.

Debes definir muy claramente a quien le vas a vender, no puedes simplemente decir:

-¡Le venderé a todo el mundo!-

Craso error, entre más específico seas al momento de definir tu público objetivo, más probabilidades de éxito tendrás, hasta los youtubers, que tienen esa plataforma mundial que llega a cualquier dispositivo con conexión a internet, tienen un público definido, y por ese tipo de público es que monetizan.

Hay dos tipos de público, uno general y otro especifico, el general puede ser precisamente las personas de tu ciudad, todos los que transitan por las mismas calles que tú transitas cada día, o las personas de tu edad, de tu misma afinidad deportiva, tu público objetivo serán aquellas personas definidas por sexo y edad, por gustos y estrato económico que estarán más dispuestas a comprar tu producto.

No es lo mismo un Bar para un público homosexual que uno tradicional o una venta de libros eróticos a una Sex Shop, o vender cursos de inversión inmobiliaria en línea como ser instagramer de manga y videojuegos.

Las habilidades y cualidades

Otro apunte, escríbelo, escribe todo lo que vas ideando, cuanta idea se te ocurra escríbela, a menos que tengas una memoria prodigiosa, escríbela, las ideas y los apuntes así como las hojas que caen de los árboles se las lleva el viento.

Registra cada pensamiento, corazonada, estrategia, por más ridícula o torpe que parezca, recuerda, no es un libro de venta al público lo que escribes, es un diario empresarial personal, un manual básico inicial que puede clarificar tu proyecto y enfocarte en lo que te definirá empresarialmente, financieramente.

Una vez definido que te apasiona, que le apasiona a los demás, quien va a comprar tus gustos enfocándose en los propios, que se está vendiendo al público y este que está comprando, define que necesita el mundo, fuera de lo económico, que herramientas o ideas de negocio se encuentran mal desarrolladas en tu entorno, que necesidades tiene el mercado en el que te proyectas. Vamos a desarrollar un proyecto de trabajo basado en los errores de los demás, mejorarlos y lanzarlos al mercado.

El mercado, el público necesita precisamente lo que los otros están haciendo mal.

No te ha pasado que estas en un restaurante y al momento de pedir la cuenta, no hay meseros que te la entreguen, se demoran una eternidad en liquidar tu pago, no hay forma de pagar con tarjeta, con transferencia, con Bitcoins de ser necesario.

Que cuando finalmente termina  la larga espera y te entregan tu recibo, tu factura, los precios están equivocados, no se lee muy bien que realmente estás pagando y piensas:

 – Apiádate de mí oh señor, Dios de los cielos, solo vine a comer y estoy en semejante calvario pagando algún pecado sin confesar – e inmediatamente ideas una estrategia de un negocio que no es el tuyo.

– Deberían tomar los pedidos con Tablets, que estén conectadas al servidor de facturación, que la cuenta llegue directamente a mi celular o una copia a mi email, que el mesero tenga una pulsera de llamado, conectada a cada mesa, que cuando el cliente necesite una atención no deba buscar como loco ayuda, consuelo, solo con presionar el botón rojo de la mesa, la pulsera del mesero más cercano vibrara indicándole que mesa está llamando y requiere atención –.

Pensamiento estratégico de negocios

¿Algún día has craneado de esta forma tal estrategia de negocio? Seguramente sí, muy probablemente no te acuerdes, no tomaste nota de ella, ahora es pasado y el pasado es historia, pudieras tomar una idea como esta así como muchas otras que pasan por tu cabeza, comprar una muestra del equipo de llamado para meseros que te comente unas líneas arriba, que ya existe, estudiar su funcionalidad, la distancia de llamado, la duración de la batería, el costo de venta y salir a venderlo.

¿A quién? A todos los restaurantes con meseros que tu ciudad ofrece y no dejes de ofrecerlo ni te rindas en tu tarea hasta que no hayas visitado por lo menos 100 establecimientos de estos, y ¿Cuándo me quede sin restaurantes? Ofrécelo a los supermercados, tiendas de barrios, cafeterías, hasta en clínicas y hospitales serían de gran ayuda.

Anota todo lo que esa mente brillante escondida bajo un velo de “No puedo” “No soy capaz”, pensamientos que tienes presente cada momento de cada segundo de tu vida. Habla contigo mismo, en forma de exorcismo:

– Alejo de mi vida estos pensamiento ruinosos, que me invalidan, que no me dejan crecer, que me impiden independizarme económicamente, que me atan y me libero a un mundo lleno de prosperidad, de libertad financiera, de pasión por lo que hago o estoy a punto de hacer – repítetelo cada día, cada vez que despiertes y antes de irte a dormir, todos los días, sin excepción.

Un emprendedor es muy importante que pase por las cuatro etapas del empresario.