Saltar al contenido

Las 4 Etapas de un Emprendedor de éxito

Primera Etapa

La primera etapa indiscutible es la de ser empleado, trabajar para alguien más. Unos de los aportes más importantes de esta etapa es la adquisición de conocimiento y experiencia, no hay nada más valioso que el conocimiento acompañado de experiencia, sabes qué es y como lo hacen.

No te enfoques en el dinero que recibes por el tiempo y esfuerzo que dedicas a tu empleo, recuerda que en este proceso debes enfocarte más en aprender a hacer, debes tomar nota de como manejan la nómina, la resolución de problemas pequeños y grandes, el manejo del dinero.

¿Cómo se maneja el efectivo y el dinero en línea? ¿Qué estrategias de atracción al cliente aplican? ¿Cuáles han funcionado?, los gastos en cada parte de la operación, desde la renta hasta los servicios públicos.

No hay mejor universidad que estar trabajando para alguien, sea un empleo pequeño o grande, sea interesante o no tanto, tú enfócate en aprender un poco de todo para que más adelante lo puedas aplicar a tu propio crecimiento como comerciante, empresario y líder.

Todo gran chef siempre ha iniciado su carrera trabajando para algún gran chef, aprendió de él y evoluciono hasta convertirse en una paloma libre de las cadenas que lo oprimían para dar rienda suelta a sus instintos, a sus deseos de triunfo y gloria.

etapas de un emprendedor

Segunda Etapa

Si ya no te encuentras en esta etapa de tu vida, en la forma del empleado, debes o estarás pasando por la segunda etapa, la tan conocida etapa del autoempleado, eres tu propio jefe.

Tú te pones responsabilidades, metas, te impones un horario, aunque generalmente los autoempleados no tienen horario.

En esta etapa tu negocio es tu vida, por condiciones económicas tú lo haces todo, es una etapa más ardua que la del empleado, porque aunque puedes llegar a tener personas a tu cargo que hagan muchas tareas por ti, tu eres el engranaje central del negocio, defines estrategias de publicidad, marketing, mercadeo, operación, manejo de finanzas, metas comerciales y tú mismo las ejecutas.

Si te enfermas, tu negocio se enferma contigo.

Piénsalo de esta manera, tu emprendimiento, en pleno crecimiento, seis meses en el mercado, una venta de suplementos deportivos, como agregado vendes libros con recetas para el crecimiento muscular y artículos deportivos básicos para hacer ejercicio, guantes, cuerdas de saltar, pesas para tobillos, muñequeras de neopreno, cinturones para peso, bandas elásticas y una infinidad de productos más.

Crecimiento lento pero seguro

Estas en ese proceso de capturar clientes, de afianzar tu marca, tener recordación de marca, que tu negocio, tu nombre, este en la mente de los consumidores cada vez que van a hacer ejercicio, al gimnasio, y necesitan alguno de los artículos que tú vendes, de afianzar procesos, manejo de personal, manejo de gastos, te enfocas en las ventas, aumentar los ingresos para con esos costos fijos aumentar tus utilidades, manejo de stock de inventario, progreso de los artículos, cuales se venden más, cuales me generan mayor rentabilidad, cuales aún no tengo disponible al público y son un agregado esencial.

En ese proceso no te puedes dar el lujo de contratar un gerente, un director de marketing, un auditor contable, un asesor motivacional para tu personal, hasta una persona que haga el aseo es casi un lujo para iniciar un negocio.

Recuerda que todos esos gastos de nómina desangraran tu negocio y tendrás que cerrar inevitablemente, porque te consumiste las pocas utilidades que recibías en recursos que AÚN no necesitabas.

Es indispensable, hoy día, en todo negocio, tanto si está empezando como si ya tiene años en el mercado, tener entre su personal alguien especializado en marketing digital, en contabilidad, en relaciones sociales, en dirección y administración, en finanzas, pero puedes mezclar cargos, iniciar cada proceso y ponerlo a andar poco a poco.

Cuando empiezas, así como cuando ya estás en la hermosa parte de estar ejecutando tu negocio, operándolo, tú puedes ser tu propio relacionista público, tu propio administrador, un socio puede ser tu contador y experto en finanzas, alguno de tus empleados puede atender público y desarrollarte las campañas de redes sociales, atender mails.

Sin afanes, ya viene el éxito

Poco a poco podrás ir delegando funciones, contratando personal más especializado, un contador de planta o un departamento de contabilidad, buscando asesoría empresarial, pero es un proceso que debes ir realizando a medida que el flujo de caja y la generación de ingresos de tu negocio te lo permitan.

No te consumas las utilidades, no gastes tus primeros dólares en lujos banales que no te permitirán crecer, si quieres lujos, ellos vendrán, con el tiempo, con el esfuerzo, en algunos casos con los años, muchos o pocos, pero si te enfocas de la forma correcta, si estructuras lo más inteligente y eficientemente tu negocio, si controlas y retroalimentas tus campañas de publicidad y fidelización de clientes, más rápido llegaras a tu meta.

Dale al cliente lo que él quiere y necesita, no solo lo que a ti te gusta y te apetece.

En la etapa del autoempleado, tú eres el negocio, tú lo cierras y lo abres, tú ejecutas la mayoría de las tareas, importantes o no tanto, pero cuidado, si no sacas bien tus cuentas, si no reinviertes tus utilidades, no DELEGAS los procesos gradualmente, no vas asignando responsabilidades en manos más capacitadas, por ti o por otros, te pasara como a muchos empresarios les ha pasado por años, que al igual que el empleado, se vuelven esclavos, no de un jefe, sino de un negocio:

– No puedo irme, sin mí los empleados no trabajan, los clientes no son bien atendidos, el inventario se lo robarían, nadie estaría al tanto de los gastos, se caerían las paredes si nos las sostengo con mis propias manos y el techo aplastaría nuestras cabezas y mis sueños –

Si no aprendes a delegar e igualmente importante, a controlar a tus delegados y sus resultados, NUNCA podrás disfrutar de una vida, de tus resultados, de tu familia y amigos, de tu tiempo.

Tercera Etapa

Una vez que tienes un negocio exitoso, donde has aplicado lo aprendido en este libro, con toda la experiencia adquirida, que genere ingresos para cubrir sus gastos, que te dé márgenes óptimos de rentabilidad según el mercado en que te estás envolviendo, que trabaje sin ti, que puedas dejarlo sin tu supervisión por lo menos quince días seguidos, y siga operando tan eficientemente como si tú estuvieras detrás de los ojos de cada uno de tus agregados, de tus empleados, hay, en ese preciso momento, ya no eres un esclavo, eres libre.

¿Libre para qué? Para hacer crecer tu negocio, eres un empresario, un emprendedor de éxito, un líder, estas en la tercera etapa de todo empresario.

El mejoramiento de todo negocio

Puedes enfocarte en mejorar la publicidad, mejorar el manejo de gastos, hacer prueba y error con diferentes estrategias, ver el panorama de lo que estás haciendo buscándolo mejorar y optimizar, y algo fundamental para el crecimiento empresarial, es que puedas replicar tu pequeño motor generador de ingresos cuantas veces quieras en cualquier parte del mundo que exista campo y terreno para ampliar tus horizontes.

Si tienes un libro de éxito, bien estructurado, que tiene altos niveles de venta en español, tradúcelo al italiano, al alemán, al inglés, al mandarín.

Si tienes un restaurante de comida vegana a base de croquetas de hojas de árbol, una fórmula secreta de cocina exitosa, replícalo, abre más locales, expande tu éxito y cubre este precioso mundo con tu gloria.

“al ver que ya no quedaban más tierras para conquistar, porque eran todas de su dominio, Alejandro Magno callo de rodillas y lloro” -.

herramientas de negocio

Cuarta Etapa

La culminación, cuarta y última etapa de un emprendedor de éxito es la fase del inversionista, el rey del mundo.

Ya no generas ingresos a base de tus propios conocimientos y negocios, a base de tu operación, generas ingresos a base de invertir tu capital en la idea de otros, en participar en la generación de ingresos que otros están adquiriendo, no te digo comprar acciones en la bolsa de valores de Nueva York o invertir en metales preciosos para recuperar su valor con su correspondiente rentabilidad a través de los años, o comprar bonos del tesoro de Estados Unidos.

Seamos un poco más prácticos, ya llegado el momento tú decidirás; inversiones igualmente importantes, la inversión en bien raíz, en edificio de apartamentos o en locales comerciales, bajo la administración de una casa inmobiliaria que cobre a tus inquilinos y ocupe tus espacios, que determine valores correctos de alquiler.

Es momento de Invertir

Invertir en un restaurante en ampliación, con un éxito corroborable, con un proceso de ejecución limpio y eficiente, pero que aún no tiene el empuje o el capital necesario para expandirse como lo requiera este modelo de  negocio, tú puedes ser ese inversor, esa mano financiera que a cambio de tu inyección de capital reciba un porcentaje fijo de dinero sobre las utilidades.

¿Por qué no? Comprar los derechos de autor de alguna canción, invertir en generación de conocimiento, en desarrollo profesional de artistas, y recibir regalías por la venta de discos, la descarga de música, la reproducción de pistas y las ventas de las boleterías de los conciertos.

En este punto los alcances son infinitos, las posibilidades llegaran hasta donde llegue tu imaginación, pero al igual que en tus inicios, cuando no valías la ropa que llevabas puesta, debes tener presente que si no tomas medidas, calculas el riesgo, sacas cuentas, limitas tu ímpetu, dejas de creer en falsas prometas, en expectativas vacías.

No hay capital en el mundo que soporte el desastre de una mala decisión financiera.

Si no te cubres y entiendes los riesgos de tu nuevo mundo, no tomas precauciones, volverás a empezar donde hace muchos años empezaste, con una mente llena de sueños y bolsillos vacíos.

Abras subido imponente, como crecen las palmeras en una hermosa playa del caribe, pero tus frutos caerán estrepitosamente al piso como caen los cocos cada tanto, estruendoso, doloroso, golpeando todo a su paso en la caída.

Otra oportunidad más para empezar de nuevo esta aventura maravillosa, llena de alegrías y de inevitables tristezas, pero las lágrimas deben ser de alegría, por la experiencia adquirida, porque cometer errores que nos hacen más sabios, más capaces, los más exitosos empresarios del mundo han sido los que más se han equivocado, porque la letra con sangre entra, no hay mejor maestro en la vida que el fracaso, mayor maestro que el error, mejor enseñanza que amar y perder a nunca ser amado.