Saltar al contenido

Cásate conmigo, por favor

hacer feliz cliente

¿Qué me dirías? si en este momento yo llegara a la puerta de tu casa, me pusiera de rodillas, tomara tu mano y te pidiera que te casaras conmigo.

Justo en este momento, no me conoces, no tienes idea de quién soy, nunca antes me habías visto o habías hablado conmigo, no conoces mi lado amable, mi ternura, mis defectos, hombre o mujer, no importa ¿Qué pensarías?

Eso es un sí o un rotundo no ¿Por qué me rechazarías? ¿Qué viste en mí la primera vez y, tal vez a futuro, que te estremecí en la segunda impresión? ¿Te atreverías a rechazar tan valerosa oferta de mi parte?

Una propuesta de matrimonio para tu cliente

Esa es la clave, tú, tu negocio, tu producto o servicio es constantemente una propuesta de matrimonio para tu cliente, cásate conmigo, cómprame y seme fiel hasta el final de nuestros días, no voltees a ver a otro, no desees a la competencia, con sus curvas de mejor prospecto.

Tu cliente será tu pareja, debes a través de tus estrategias, de tus habilidades, de tu valor agregado, enamorarlo, seducirlo, ¿Cómo hacer para que te compre, para que se enamore de ti y se case contigo si no te conoce, nunca te había visto, nunca te ha experimentado?

Esa es la pregunta principal que debes hacerte al momento de estructurar:

  • ¿Qué vas a vender?
  • ¿Cómo lo vas a vender?
  • ¿A quién se lo vas a vender?

Piensa, pregúntate cada vez que pases por un almacén, por una tienda, por una página de internet ¿Por qué tiene clientes? ¿De dónde salen?

Son los colores de la decoración, es un sistema sencillo de servicio postventa. Como capturar esa primera venta es el primer paso, hacer que la relación comercial perdure es el éxito o el fracaso de la relación.

Según el sector en que te quieras desempeñar, la promesa de amor de tu parte y su posterior cumplimiento es lo que te generara un flujo constante de ventas, de clientes y de potenciales clientes.

Las personas se enamoran de sus cantantes, de sus canciones, de la ropa, de la comida, de sus autores, de sus pintores, se casan con ellos:

– Yo solo lo leo a él, no me interesa probar otra comida que no sea cocinada por ella, la ropa de aquel sitio siempre será mí preferida sobre las demás –.

Enamora a tu cliente

amor del cliente

La clave está en la forma como enamoras a tu cliente y lo comprometes a tu producto, ninguna relación dura si no hay amor de por medio, por lo que entregas y recibes a cambio.

El proceso de venta está encargado de cautivar a un público que te desconoce, que no sabe de ti, pero está dispuesto a arriesgarse por el módico precio que ofrezcas con la ilusión de recibir lo que pago por ello.

Mucho cuidado, no ofrezcas a tu enamorada aquellos que no le puedas cumplir, o no la volverás a ver y perderá para siempre la fe en ti.